11 caballos faenados en menos de 15 días

Los faenamientos de caballos se están repitiendo prácticamente a semana seguida en la capital fluminense. Desde inicios de este mes hasta la fecha, ya se van descubriendo tres casos.

En menos de 15 días se habrían sacrificado alrededor de 11 animales en diferentes puntos de Babahoyo. Todo empezó el 3 de agosto en el sector conocido como La Reforma, sitio donde los ‘cuatreros’ sacrificaron un cuadrúpedo.

Pedro Navarro, propietario del animal cuenta que en cuestión de minutos se llevaron su acémila. “Lo dejé amarrado a unos 30 metros de mi casa y cuando me levanté ya no lo vi. Salí a buscarlo pensando que se había soltado, pero más adelante solo encontré los huesos y la cabeza”, recordó.

Hallazgo  

Esto apenas fue el principio, pues entre el viernes y sábado de la semana pasada, en el sector El Saltadero, jurisdicción de la parroquia rural Febres Cordero, Diego Velarde Chaquinga, manifestó que al dirigirse a verificar a sus dos caballos que un día antes dejó pastando en su establo, pudo constatar que no se encontraban en el sitio.

Inmediatamente realizó una búsqueda por sus alrededores, pero de sus animales solo encontró los cascos, vísceras y osamentas junto al río Chima.

Tras la alerta a las autoridades, los gendarmes realizaron un recorrido por diferentes puntos de la parroquia rural Febres Cordero, donde se encontraron los restos de otros cinco equinos que también fueron faenados por sujetos desconocidos, aprovechando la espesa oscuridad de la noche y madrugada.

Último caso

El último caso se reportó el martes reciente, cuando los habitantes del sector comprendido por la vía Caracol- Ricaurte, denunciaron el hallazgo de los restos de tres ejemplares, abandonados entre la maleza de la zona, bajo el puente del estero Pijullo.

Ante esta situación, la ciudadanía muestra su preocupación debido a que esta carne podría haberse estado comercializando en diferentes puntos de Babahoyo, Jujan y otros sectores aledaños.

“Fuera bueno que se realicen controles sobre todo en las tercenas y tiendas locales donde se expenden cárnicos, para tratar de identificar el producto no acto para el consumo humano, puesto que ello podría generar algún problema de salud en la ciudadanía”, expresó Marcela Tapia.

Mientras que Julián Acosta demanda mayor control por parte de las autoridades, a fin de que se pueda dar con el paradero de los causantes de estos delitos, que, a más de afectar a los propietarios de los animales, exponen a la comunidad de algún problema sanitario.

La Policía se encuentra investigando estos casos a fin de determinar si tienen relación entre sí, pues se presume que se trata de un grupo delictivo dedicado a operar de esta forma. (I) La Hora

SUS COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *