Buses trabajan a pérdida

Algunos propietarios de buses urbanos mantienen sus unidades en el garaje. Señalan que desde que retomaron sus labores por causa de la pandemia, trabajan a pérdida.

Se quejan porque apenas recogen 10 dólares diarios y no les alcanza ni para realizar el mantenimiento de sus vehículos. Además, muchos les preocupa las deudas que han adquirido en los bancos privados, para renovar el parque automotor.

La situación crítica en la que se encuentran, los dirigentes de la transportación urbana tienen previsto reunirse mañana a las 16:00, para tratar la problemática y buscar una solución que les permita ofreciendo sus servicios a la colectividad quevedeña.

Detalles

“El negocio se fue por los suelos y no sabemos qué hacer”, fue la expresión de Oswaldo Ibarra, gerente de la compañía Selec-Siete, quién contó que de los 34 buses que conforman su cooperativa, penas están trabajando 20, esto debido a que no recogen a muchos pasajeros.

Antes de la pandemia ellos transportaban a un promedio de 800 usuarios, hoy solo llegan a 200, es decir, no completan ni el 30% del aforo permitido por unidad.

Ibarra detalló que las ganancias superaban los $160 al día, ahora esas cifras han cambiado y por ahora cuentan con un ingreso de $60, los cuales no le alcanzan para cubrir los gastos operativos (cambio de aceite, llantas y demás arreglos).

“Quiero pedirle a las autoridades que no dejen desaparecer el transporte público, en la forma que vamos no le encuentro una solución”, finalizó.

En igual situación o peor se encuentra Héctor Sánchez, quién es socio de la cooperativa de Transporte Urbano Galo Plaza, que desde el 15 de marzo guardó el bus y desde entonces no ha salido a trabajar. El adecuó su automotor con 18 asientos para que los pasajeros respeten el distanciamiento. (i) La Hora

SUS COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *