Con cinco maestras jubiladas se inicia huelga de hambre en Guayaquil

Con el grito: «Solidaridad, solidaridad, solidaridad», cinco maestras jubiladas iniciaron la mañana de este martes la huelga de hambre de maestros jubilados en Guayaquil.

Sobre finos colchones, ubicados en la Plaza Rocafuerte, las primeras huelguistas -algunas con sombreros, bufandas y abrigos- se manifestaron en rechazo a la forma de pago anunciada la noche del lunes por el Gobierno.

«Aplaudan, aplaudan, no dejen de aplaudir hasta que nos paguen las compensaciones jubilares», era otro de los gritos de apoyo que recibían las huelguistas.

Una de las que inició la medida fue Carmen Saguay, de 66 años de edad y  jubilada en el 2016. «Estamos en pie de lucha, esperando que el Gobierno nos pague, en desacuerdo (con esa forma de pago). No estamos pidiendo limosnas, que los bonos les paguen a los chinos», dijo.

Al lugar llegó la coordinadora Zonal 8 de la Defensoría del Guayas, Patricia Mendoza, a expresar su solidaridad con los jubilados que iniciaron la huelga y solicitar, a través del Ministerio de Salud, que se les dé la atención médica necesaria.

Los jubiladas permanecerán «hasta donde aguante la huelga», señaló Manuel Antón, uno de los dirigentes del grupo de profesores jubilados que llevan varios días en las calles protagonizando plantones en solidaridad de los maestros jubilados en Quito.

Huelga continúa en Quito

Mientras ocurre esto, en la capital los manifestantes afirmaron que no se levantará la huelga mientras no se firme el acuerdo. 

Así lo indicó Alfonso Yánez, líder de la protesta de los jubilados que ya lleva 15 días. Además, explicó a las personas de la tercera edad -que se hallaban apoyando la medida- el acuerdo al que se llegó.

Según un cuadro que les presentó el Ministerio de Economía y Finanzas, los castigos, dependiendo de los años de plazo del bono sería de entre 1,07% a 6,25%. El primero, se trata de un bono a un año y el segundo, si lo que se negociara sería un bono a 10 años.

Además a los jubilados de más de 70 años, con enfermedades catastróficas o discapacidad, se les pagará en cuatro cuotas (en efectivo) todo lo adeudado, este mismo año. Finalmente, para los jubilados de 2008 a 2010, que ya recibieron su incentivo, pero que buscan que se les pague una diferencia, el acuerdo, según el Gobierno sería un pago de $ 3.000 al final del año, y del resto en 2020.

Sobre este último punto Yánez dijo que no están totalmente de acuerdo y esperan una contrapropuesta.

En Quito también llegaron miembros de la Coordinadora Unitaria de Barrios del Ecuador y entregaron a los huelguiestas sueros y otros insumos. Miembros de esta coordinadora, se manifestaron en apoyo a la huelga de hambre. Muchos gritaban “Bonos no, efectivo sí”. (I) El Universo

SUS COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *