Las fallas del tablestacado están sin ser solucionadas

Alrededor de 70 metros de estructura de hormigón armado que se venía construyendo en el sector La Esperanza, de la parroquia urbana El Salto, colapsaron en junio de 2017, pero hasta la actualidad es reparado.

Según el morador Vicente Santillas, desde que la estructura cedió, han solicitado el arreglo pero no se ha tenido respuestas. “No se sabe qué ocurre, hasta la fecha han venido a corregir esa falla”, expresó el ciudadano.

El sistema que se construyó con el propósito de proteger las riberas del río Catarama, evitar inundaciones y socavamiento del afluente, fue posible gracias a un crédito financiado entre el Banco del Estado y la Alcaldía de Babahoyo.

Problema 
El proyecto de tablestacado se compone por la construcción de estructuras de hormigón armado pre-tensado con pilotes profundos que además sirven de base para obras en el malecón, con durabilidad para más de 100 años. Este sistema de protección de 300 metros lineales de tablestacas soterrados posee una inversión que supera el millón de dólares.

Luego de unos estudios realizado por la Municipalidad, se determinó que el colapso obedeció a que en la zona hay una curva forzosa del río donde el agua impacta de forma directa, lo que terminó debilitando las bases.

Además, se le atribuye la fragilidad del relleno interior del tablestacado. Así lo explicó el director de Obras Públicas de la Alcaldía de Babahoyo, Juan Manuel Torres.

No obstante, dijo que existieron dos fallas por parte de la empresa constructora, entre ellas, el anclaje del material de arcilla sobre el muro.

Detalles

Luego de hacer este diagnóstico se realizaron perforaciones para definir la mejor solución de arreglo técnico. La reparación está planteada y consiste en hacer un relleno especial con geo-malla como anclaje del material sobre el muro.

Sin embargo, no se puede hacer absolutamente nada hasta que no se defina la parte legal. Y es que, de acuerdo con el alcalde de Babahoyo, Guido Silva, tras el colapso el Municipio inició un proceso legal en contra de la empresa contratista por los daños suscitados.

“Hubo cerca de 400 mil dólares que se le fueron retenidos a esta empresa por no haber cumplido técnicamente con la obra. La reparación cuesta alrededor de 100 mil dólares, así que hay una diferencia en favor del Municipio. Esperaremos que termine el juicio para poder intervenir de inmediato, ahora no lo hacemos porque mientras la parte legal no termine, no se puede trabajar”, puntualizó Silva.  (I) La Hora

SUS COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *