Los pavos se venden como pan caliente

En diferentes sectores de la capital fluminense ya se observa un incremento en cuanto al comercio de una de las aves domésticas más populares del mes de diciembre.

Se trata del apetecido pavo, el cual constituye la delicia preferida en la mesa de muchos babahoyenses, que aseguran es la mejor opción para la cena de Noche Buena.

“Este es un alimento privilegiado en nuestra lista de compras, ya que se trata de un producto muy sano y apetecible. Las ventajas de este esta carne son muchas, en especial porque es rica en proteínas de alto valor biológico”, refiere la ama de casa Mirian Briones, mientras cotizaba un ejemplar.

Venta

Los comerciantes de estas aves, en triciclos y bicicletas recorren la ciudad en busca de clientes que decidan llevarse una de estas enormes aves a casa para disfrutarla entre el 24 y 25 de diciembre.

Julio Quintero es uno de los comerciantes que a bordo de su bicicleta transita por el centro de la urbe. Su pedaleo es lento, de tal modo que la gente pueda observar detenidamente el producto.

El comerciante babahoyense asegura que los pavos se venden entre 65 y 70 dólares, puesto que son criollos. “Estos son pavos criados en el campo libremente, alimentados con arroz y maíz duro”, refiere Quintero, quien asegura que la carne de esta clase de domésticos es más dura y exquisita.

Detalles  

Sin embargo, en la Plaza de Mariscos se puede encontrar pavos de diferentes tamaños y precios, pues la mayoría de los que venden no revenden, sino que son productores de estas aves domésticas. Los comerciantes esperan que entre hoy y mañana la venta repunte considerablemente.

“Por eso es que yo los vendo entre 45 y 50 dólares, pero si, por ejemplo, me compran tres pavos, los vendo en 40. El precio también varía de acuerdo a las libras del animal, pues van desde las 15 libras en adelante”, comenta Alberto Sánchez, quien indica que la jornada arranca desde las 07:00 hasta las 13:00.

Asimismo, cuenta que, para que el pavo sea agradable al consumo y tenga un verdadero sabor, tiene que tener de 8 meses a 1 año. Sin embrago, este tiempo lo complementa con el alimento del animal, a base de maíz, yuca sancochada, alfalfa y fruta de pan.

Nicolás Dazza, quien también puede ser encontrado en las afueras de la Plaza de Mariscos (9 de Octubre y 27 de Mayo), afirma que la venta se extenderá hasta finales de este mes, puesto que a muchos ciudadanos les gusta despedir el año con un buen pavo horneado acompañado del exquisito relleno. (i) La Hora Los Ríos

SUS COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *