Marcia Arregui «No es mi función colocar puestos de trabajo»

La asambleísta Marcia Arregui Rueda fue acusada de supuestamente de solicitar alrededor de 100 mil dólares a cambio de una renovación del contrato a una asociación proveedora de alimentos a pacientes y personal médico del Hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) – Babahoyo.

Referente a este tema que generó polémica a nivel de la provincia, la servidora pública oriunda del cantón Ventanas se pronunció, indicando estar profundamente sorprendida.

No tengo el disgusto de conocer o haber tratado en algún momento con esa gente. Mi función es netamente legislar,  fiscalizar y emitir leyes que vayan en beneficio del país”, dijo.

Arregui continuó: “Creo que esos comentarios se les salieron de las vísceras a esas personas. Quizá fueron apoyados por alguien para hacerme daño, por cuidar la corrupción en las instituciones públicas”.

Asimismo, la reelecta Asambleísta, aseguró haber sido una de las únicas que ha combatido la corrupción en salud pública, Servicio de Rentas Internas y otras instituciones. Instó en que ha estando pendiente que estos actos no se den.

La Legisladora manifestó que tomará acciones legales su abogado estará formalizado la respectiva denuncia ante la justicia ordinaria.

Y es que Arregui aseguró que las acusaciones en su contra son infundadas, pues carecerían de elementos y sustentos probatorios que justifiquen que ella ha solicitado dinero.

Por otra parte, referente a un supuesto manejo de personal en el Hospital del IESS a cambio de dinero, la Asambleísta indicó que no tiene nada que ver con quienes allí laboran.

Repudio, rechazo esa actitud malévola. No es mi función colocar puestos de trabajo porque es tráfico de influencias, sin embargo he tratado de ayudar a muchas personas que han trabajado conmigo y han estado alrededor mío, en lo que se ha podido. No es mi ambición tener una cuota política porque yo he sido muy independiente hasta para fiscalizar”, exteriorizó.

Finalmente desmintió que su hijo tampoco tiene nada que ver con influencias laborales ni actos dolosos en ningún tipo de institución. “Cuando tocan a mis hijos es como si tocaran mi vida. Es la patraña más grande que han hecho, por eso voy a seguir el trámite respectivo con mis abogados para poder defender mi honra”, puntualizó Arregui. (I) La Hora

SUS COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *