Asamblea entra en fase de indefinición

Actualidad.- Lo que hasta hace poco calificaban como ilegal, ahora lo consideran la mejor opción. Los legisladores del ala correísta quieren que la Asamblea entre en un proceso de reestructuración que incluya a todas las instancias legislativas.

El miércoles 28 de febrero, la Asamblea fue un desfile de actores sociales y políticos. Las comisiones permanentes y el presidente del organismo, José Serrano, hicieron su rendición de cuentas desde mayo de 2017, cuando fueron posesionados. Llevaron barra propia.

Pero el tema central giró en torno a la ‘última carta’ lanzada por los 29 legisladores que se mantienen fieles al expresidente Rafael Correa y que dicen estar dispuestos a renunciar a las presidencias de las comisiones si hay un cambio en la dirección de la Asamblea y, por ende, en el Consejo de Administración Legislativa (CAL).

¿Por qué el repentino cambio de opinión? El asambleísta Franklin Samaniego dijo ayer que luego de la difusión del audio en el que se oye a Serrano hablar con el excontralor prófugo Carlos Pólit, acerca de “bajarse” al fiscal general, la bancada disidente perdió la confianza en el presidente del Legislativo.

Hasta hace poco, este bloque sostenía que no era posible una reestructuración porque la Ley de la Función Legislativa determina un periodo de dos años para las autoridades electas dentro del organismo.

“Planteamos que se analice la reestructuración. Hay una corriente que dice ‘fuera todos’, y nosotros no tenemos ningún inconveniente, haremos lo que pide y dice el pueblo ecuatoriano”, aseguró Samaniego.

Pero la propuesta, tal como está planteada, al parecer no encontrará impulso de otras bancadas que ven con cierta desconfianza el ‘desprendimiento’ que muestran ahora los correístas.

El legislador socialcristiano Luis Fernando Torres considera que detrás de la propuesta hay un interés de generar un caos institucional dentro de la Asamblea, que tiene como objetivo alcanzar al Ejecutivo. Opina que el tema no puede ser resuelto por la buena voluntad de un grupo.

“Si quieren reestructurar la Asamblea tienen que venir con la ley en la mano. Hay una serie de procesos rigurosos para poder relevar de sus funciones a quienes hoy ostentan dignidades en la Asamblea”, aseguró Torres.

Mientras esto se debatía en los pasillos del Legislativo, Serrano explicaba a decenas de personas, con las cuales se llenó el pleno de la Asamblea, lo que se había hecho, según él, en nueve meses.

Sin mencionarlo, dedicó los primeros minutos a la denuncia del fiscal Carlos Baca Mancheno. “Es inaceptable que por intereses personales se pretenda afectar la imagen de otras funciones del Estado para socavar los fundamentos democráticos y crear crisis de gobernabilidad”, señaló.

Según el presidente de la Asamblea, la mayor prueba de que no mantiene un pacto o acuerdo con Pólit es que durante su gestión se lo llamó a juicio político y se censuró al excontralor, que ahora desde Miami ha hecho varias supuestas revelaciones que tocan al fiscal y al propio Correa.

Por su parte, en Alianza PAIS les toman la palabra a sus exaliados y esperan que cumplan con su disposición de dejar las comisiones que presiden actualmente. “Ellos fueron electos por una tienda política a la cual dieron la espalda. Lo correcto es que lo hagan porque debieron hacerlo hace mucho tiempo, además de que han tenido muchos problemas en el manejo de las comisiones a su cargo”, dijo María José Carrión.

En el oficialismo, defienden la tesis de que Serrano acuda al pleno de la Asamblea y explique en qué circunstancias se produjo el diálogo con Pólit. También que asista Baca.

Ayer en la tarde, el pleno del Legislativo aprobó una moción del asambleísta socialcristiano César Rohón para que se debatan las dos comparecencias. Los asambleístas, sin embargo, rechazaron el pedido del legislador Homero Castanier, de CREO, para que Serrano renuncie de inmediato y se produzca, en siete días, una reestructuración de la Asamblea.

La renuncia se pedirá en las calles

Si no renuncian, se vienen las movilizaciones. La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) dijo que es insostenible que tanto Serrano como Baca se mantengan en los cargos.

Por eso, ayer pidieron su renuncia y advirtieron que si esto no se produce los movimientos indígenas se verán obligados a salir a las calles.

También dijeron que si el diálogo con el Ejecutivo no se empieza a transformar en hechos, darán inicio a las movilizaciones. (I)

Fuente: Expreso 

SUS COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios