Mauricio Rodas afirma que no participará para la reelección

Actualidad.- Desde su despacho en el Palacio Municipal, con una vista privilegiada de la Plaza Grande, el alcalde de Quito, Mauricio Rodas, anunció que no participará en las elecciones seccionales del 2019.

¿Por qué la decisión?

Estoy enamorado de Quito, no del poder. He valorado diferentes factores, el familiar es uno de ellos, tengo hijos pequeños y este trabajo no me permite dedicarles el tiempo que desearía.

Los procesos de desarrollo de la ciudad tienen que enriquecerse con nuevas visiones y aspiramos que eso ocurra con el nuevo alcalde, a quien yo respaldaré.

¿El no participar en la reelección implica que no inaugurará varios de sus proyectos emblemáticos?

Yo no he impulsado proyectos para estar presente en sus inauguraciones, sino porque estoy convencido de que son positivos para la ciudad.

Mi objetivo es ejecutarlos. Esa continuidad en la gestión de la ciudad es necesaria. Son proyectos que trascienden mi período como alcalde, como el Metro que tiene un 66% de avance, los Quito Cables, o la solución Guayasamín. El retiro del Ejército de los Quito Cables alargó más el proyecto.

¿Cuál es su postura al respecto?

El Cuerpo de Ingenieros debe reiniciar los trabajos. Legalmente no puede renunciar.

¿Y si no lo hace?

No me quiero adelantar.

¿El tener al Concejo en contra incidió en no haber podido inaugurar ninguna de estas obras?

Por supuesto que afecta. Quito no había visto un Concejo con ese nivel de bloqueo. Cómo no va a afectar el generar un ambiente terrible de oposición política basado en desinformación. Esta generó trabas y dificultades.

Pero a pesar de todo eso y de la terrible oposición y bloqueo por el gobierno de Correa por tres años, hemos logrado avances importantes en el Metro, la repotenciación del Trole y los nuevos biarticulados, la rehabilitación de la Carolina, los programas sociales y más.

¿El proceso de revocatoria incidió en la decisión de no volver a postularse para la Alcaldía?

No tiene absolutamente nada que ver.

Ese es un proceso que no nos preocupa ya que es inconstitucional e inoficioso. Hoy enfrenta algunos temas calientes. Los transportistas exigen el alza del pasaje.

¿Por qué no ha podido solucionarse?

Ha sido difícil llegar a acuerdos en el Concejo. Hay concejales que han antepuesto intereses políticos a los de Quito.

¿Los ediles están en contra del alza sin una forma de garantizar la calidad?

Estamos conscientes de que todavía no hay buena calidad en el servicio. Debe haber un compromiso de los transportistas y exigencias de nuestra parte. Estamos avanzando en lo que será la implantación de un sistema integrado de recaudo y la utilización de una tarjeta inteligente para el pago. Desde el 2015, cuando se empezó a aplicar el esquema de compensación, cerca de un 30% de buses no recibió el pago por no tener calidad. Son pasos en la dirección correcta.

¿Se debe subir el pasaje?

El tema debe analizarse porque hay que reconocer que llevamos 15 años sin revisar la tarifa, pero con compromisos claros de mejoramiento de la calidad del servicio. Sobre el problema de la basura que desde finales del 20017 se volvió crítico,

¿fue un error colocar al gerente anterior?

Se juntaron varios factores. Hay que entender que el funcionamiento de esa empresa llevaba varios años con problemas.

Existe un tiempo de calibración y ajuste del servicio y hay un proceso de aprendizaje ciudadano, pero hay gente que les da mal uso. Pero hemos atacado los problemas.

¿Por que se esperó llegar hasta ese punto?

Esto se viene trabajando desde hace rato, no es fácil de un momento a otro. Entre los legados que vamos a dejar es ese cambio de modelo en el tratamiento de desechos.

¿Pero pudo evitarse la crisis con una mejor administración de la empresa?

Hubo muchos problemas heredados del pasado que se juntaron con nuevos. Lo importante es tomar decisiones y resolver el problema y avanzar a brindar un servicio de excelencia. El gerente de Emaseo ( Juan Neira) tiene gran experiencia. El anterior gerente tuvo críticas sobre su experiencia.

¿Cómo se lo eligió? ¿Fue un error nombrarlo?

Lo decidí yo. Estos son procesos normales en la gestión pública; se van haciendo ajustes en la medida en la que son necesarios.Lo importante es identificar problemas y tomar acciones al respecto. Los baches son otra queja. Los inviernos han sido severos. Eso afecta la capa asfáltica que estaba deteriorada desde hace años. Por el costo es imposible repavimentar las 11 000 calles, pero hemos repavimentado vías fundamentales, solo en el Centro más de 150 intervenciones.

Aprovecharemos el verano con rebacheo. Hay un presupuesto de USD 10 millones. Cuando fue elegido tenía una aceptación altísima.

¿Será que todos estos problemas de los que hemos hablado le han restado popularidad?

No ando revisando encuestas, estoy plenamente enfocado en mi trabajo, en el Metro, en aumentar los Guagua Centros, en el programa Volver a ver, en Salud al Paso. Una de las críticas a su gestión es por la gente de la que se rodeó y porque algunas se han visto envueltas en corrupción.

Yo hice todos los nombramientos con base en análisis de perfiles técnicos. Arrancamos con personas provenientes del sector privado, que quizás no tenían la experiencia adecuada en el sector público pero la fueron desarrollando. Al llegar a la Alcaldía con una visión distinta eso era necesario.

Hice los nombramientos con la mejor buena fe.

¿Se imaginó que era tan complicado todo esto? ¿Que iba a tener que lidiar con la adversidad?

Debo reconocer que este fue mi primer cargo político y en ese sentido jamás imaginé que iba a haber un nivel de virulencia tan fuerte en el Concejo y por parte del gobierno de Correa. Pensé que podíamos pensar más allá de nuestras legítimas diferencias políticas, poner primero a la ciudad. Llegué con esa ilusión, pero eso era equivocado.

Acepto que ese fue mi error, el no haber identificado eso desde el principio.  (I) Fuente el Comercio

SUS COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios