Simpatía por partidos políticos llega al 23,41%

Política.- Perfiles de Opinión realizó una encuesta que refleja un cierto nivel de indiferencia por las agrupaciones políticas. Los expertos analizan qué ocurre entre la población.

El 76,59% de ecuatorianos señala que no tiene simpatía por los partidos políticos. Esa es la conclusión del sondeo de Perfiles de Opinión que consultó sobre la afinidad con las tiendas políticas. La investigación se hizo el 18 de febrero de 2018, en Quito, Guayaquil y Cuenca a 908 personas.

El cálculo reflejó que la falta de afinidad se incrementó en 2017. El 5 de marzo de ese año, el malestar fue del 45,57%. No obstante, en menos de 12 meses, esa impresión llegó al 31,02%. Los consultados mencionaron su inclinación mayoritaria para PAIS, CREO y el PSC-Madera de Guerrero.

No obstante, PAIS tuvo mayor descenso en simpatía. Del 32,64% logrado en marzo de 2017, bajó al 8,37% en febrero de este 2018. Paulina Recalde, directora de Perfiles de Opinión, indicó  que existe una caída sostenida de PAIS, que fue la organización que tuvo más espacio de la política en 10 años.

Para la directora, lo más grave no es la falta de apoyo, sino que la política sufre una “asfixia” que se combina con una “desafección”.  “La ciudadanía no emigró a otra organización por simpatía, sino que se distanció de los grupos políticos”, dijo.  Recalde no descartó que ciertos elementos influyeron en esta percepción.

Tal es el caso de la denuncia de Carlos Baca, fiscal General, quien hace poco difundió una conversación entre José Serrano, cuando era presidente de la Asamblea, y Carlos Pólit, excontralor General, quien está prófugo. Para los especialistas, la encuesta sí refleja el nivel del desapego en estos escenarios.

El analista político Decio Machado, advirtió que eso se percibe en otros países por la desligitimación en la toma de decisiones. Eso se vivió en 2006, cuando Ecuador tenía un sistema político inestable. Y se repitió después con PAIS, el movimiento político del presidente Rafael Correa en ese entonces, que lideró los escenarios durante una década.

La catedrática Natalia Sierra explicó que el comportamiento de esta élite política decepcionó a la sociedad, ya que la actividad se concentró en la organización de Correa  y había poca oposición. Además persecución a movimientos políticos y sociales, lo que causó que la ciudadanía perdiera presencia.

“El derrumbe de PAIS fue  fuerte porque concentró mucho poder”, reiteró. Sierra estimó que a eso se suman las nuevas estructuras de la Comunicación. Antes,  las tiendas políticas tenían más presencia, pero con las  redes sociales, la gente tiene  voz. “Hay nuevos comportamientos políticos”, expresó.

En ese criterio coincide el asambleísta Luis Fernando Torres (PSC), quien señaló que los medios digitales promovieron espacios de participación distintos a los tradicionales. “Los partidos están condenados a debilitarse”, manifestó. Torres reiteró que el 23,41% de los ecuatorianos que aún le interesa los temas políticos se vincula con organizaciones que se han fortalecido como el PSC y movimientos locales como Tiempo de Cambio.

Al contrario, añadió, la agrupación que más se debilitó fue PAIS, debido a los escándalos de corrupción y a la debacle económica. Ximena Ponce, exasambleísta de PAIS, sostuvo que la situación del Movimiento debe analizarse de  forma estructural. Señaló que en el campo de la corrupción “se pretende culpar a un grupo de personas o un partido político”.

De ahí que “hay una mirada fragmentada y parcial hacia ciertas personas por intereses y luchas políticas que afectó al movimiento”.  Ponce resaltó que para volver a ganar la simpatía de sus coidearios se debe responder a sus ideales y  mantener estructuras para alcanzarlos. Añadió que es vital sostener espacios de discusión, de debate y de crítica permanente. (I)

Fuente: El Telégrafo 

SUS COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios